top of page
Buscar

¡Usamos el amor como puente!


Me llamo Facundo Caseres Aquino y soy un emprendedor joven de 25 años, con todo lo que implica ser joven, emprendedor y en estos tiempos de pandemia.

Me dedico desde los 17 años a los eventos, los cuales empezaron como hobby o por diversión. Cumpleaños de 50 de familiares, mis 18, comuniones, bautismo y todo los eventos familiares que puedas imaginar, siempre me divertía hacer que cada evento familiar, tenga un poco de amor, dedicación y que no sea un día mas.




Es por eso que con el pasar de los años, el tiempo, y las muchas carreras experimentadas, decidí finalmente dedicarme a mi actual rubro: ambientación de eventos.


Entré por la puerta chica pero de la mano de Ramiro Arzuaga. Mis tareas eran simplemente acomodar muebles, cargar y descargar cosas de los fletes, limpiar vasitos de velas, ultimar detalles de cada evento y estar, literalmente, 24 horas en un evento. Mis ganas siempre fueron tan grandes de estar en el rubro eventos y no solo eso, sino que lo elegía como hobby ya que en la semana yo tenía mi trabajo de oficina en una obra social, nada que ver a mi rubro.


Muchas cosas influyeron en mi camino, que aun está en proceso, para hoy en día dedicarme a esto. Siempre doy puntos a favor al grupo de jóvenes de Santa Juana de Arco, me formo para poder liderar grupos de trabajos, trabajar en equipo, siempre trabajando con amor, siempre confiando y poder delegar en otros según el don o la especialidad de cada uno.


Siempre hay trabas en el camino, nunca nada me fue regalado y sin esfuerzo, lo cual agradezco a Dios por eso. Nos empezamos a dar cuenta lo reconfortante que es el esfuerzo, la dedicación, el tiempo que uno invierte en su emprendimiento, las horas de no dormir, las noches de llorar porque no llegamos o las cosas no salieron como esperábamos, las juntadas, cumpleaños, salidas y miles de cosas que dejamos de lado. Cuando podes comprarte tus propias cosas, cuando te compras lámparas, que obvio es todo para trabajar, y te emocionas por lo mucho que te costo llegar a eso, tener tus propios elementos de trabajo.


Ser tu propio jefe no significa trabajar menos, es mentira. Ser tu propio jefe es trabajar 24 horas, pensar en el servicio que queremos ofrecer, dar experiencias nuevas. Soy ambientador de eventos, que me reinvente en cuarentena para poder seguir trabajando, ofreciendo cajas con todo para que cada cumpleañero pueda festejar en su casa. Ahora me toca trascender en mis clientes de una manera distinta, no peor, sino que distinta; y que saca lo mejor de mí, de mis clientes y de la gente que recibe su regalo.


Ser emprendedor es difícil, pero no imposible. Ser emprendedor y empresario joven significa que vas por buen camino, que por más que el camino sea cuesta arriba, sabemos que la vista desde arriba del cerro va a ser mucho más linda y cuando te des vuelta para ver todos tus logros. Ver las personas que te llevas de tu trabajo, de las puertas tocadas para encontrar trabajo, las personas que con mucho amor abrieron esas puertas y confiaron en vos. Ahí es el momento donde te vas a dar cuenta que tanto esfuerzo vale, valió y valdrá la pena


Ser Joven tiene un plus: que a los jóvenes de hoy en día, no nos pueden decir que no luchamos por nuestros sueños, sino que… ¡Usamos el amor como puente!


Facundo Caseres Aquino

Parroquia Santa Juana de Arco

19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page